Arte Funerario

Es el origen de alguna de las obras más famosas de la historia, como las pirámides de Giza o el Taj Mahal. La palabra “panteón” que hoy en día utilizamos para designar a la tumba, la sepultura o monumento funerario de la familia, viene del deslumbrante Panteón de Agripa en Roma. Panteón significa “templo de todos los dioses”.

Desde antiguo, hemos sentido necesidad de honrar a nuestros difuntos con algún motivo artístico que fuera homenaje a su paso por nuestras vidas. Respetando la tradición artística y religiosa de nuestra cultura, las nuevas técnicas de tratamiento de la piedra natural y del granito en particular permiten crear una gran variedad de monumentos funerarios: criptas, capillas, panteones, lapidas, incluso una simple placa para nicho o para urna cineraria, puede ser una muestra de buen gusto y de inborrable recuerdo por la persona que allí descansa.

A continuación le presentamos una pequeña pequeña muestra de nuestro catálogo compuesto por más de 200 modelos de frentes y panteones.

Arte en Bronce

Tal es la importancia de la fundición del bronce, que da nombre a uno de los periodos en que se divide la prehistoria. El Perseo de Cellini, o Las Puertas del Paraíso, de Ghiberti, ambas en Florencia.

A día de hoy, las mejores figuras en bronce se sigue produciendo por el milenario método artesano de la fusión “a la cera perdida”. La realización de una obra con el uso de esta técnica requiere varios días de trabajo de distintos tipos de artistas. Cada pieza fundida “a la cera perdida” es una obra única.

El bronce es el complemento ideal para panteones, nichos o cualquier monumento funerario. Las imágenes, bustos, cristos, dan un toque humano a la estructura pétrea. Las inscripciones y complementos como búcaros, crucifijos, ramos de flores, etc. realzan la belleza del conjunto en su contraste con el granito.